apego en relaciones de pareja

El apego en las relaciones de pareja

Cuando sales con alguien  ¿te sientes inquieto, inseguro, obsesionado (y muy de vez en cuando eufórico)? Las relaciones de pareja consumen gran parte de tu energía emocional y te disgustas con facilidad. Esto que sientes,  no es amor, es tu sistema de apego ansioso activado.

Muchas veces confundimos el amor con la activación del sistema de apego.

O quizás cuando sales con alguien sigue importándote mucho conservar tu independencia, te cuesta mucho abrirte y pones cierta distancia emocional y te muestras a la defensiva al menor signo de control por parte del otro. Entonces tu sistema de apego es evasivo.

O en cambio te resulta fácil ser cercano y cariñoso con tu pareja, disfrutas con la intimidad sin preocuparte en exceso por la relación. Sueles tomarte con calma las relaciones sentimentales y comunicas sin miedo tus necesidades y sentimientos a tu pareja. Tu sistema de apego es seguro.

Hay tres estilos de apego o maneras que tenemos las personas de percibir la intimidad y de responder a ella en una relación de pareja. Se equipara a los estilos que se dan entre los niños y sus padres: estilo seguro, ansioso y evasivo.

Los tres estilos de apego difieren en:

  • Las ideas que tenemos sobre la intimidad y la relación.
  • La forma de reaccionar ante un conflicto.
  • La actitud ante las relaciones sociales.
  • La capacidad para expresar deseos, necesidades y expectativas que tienen en la pareja y relación.

Todas las personas que viven en esta sociedad, tanto si empiezan una relación como si llevan mucho tiempo casados, encajan en los tres estilos de apego. El 50% son de estilo seguro, 25% ansiosos y 25% evasivos.

La relación de pareja entre una persona con estilo ansioso y otra con estilo evasivo suele vivirse con muchas dificultades y problemas.

¿Y tú que estilo de apego tienes? ¿Y tú pareja?

Basado en el libro Maneras de amar. Dr. Amir Levine y Rachel Heller.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *